En búsqueda de "Algo" 2

Escuela de Aikido Dojo Marcial El Aikido Algunos  Conceptos Fed. Aikikai Argentina Cartelera Horarios y Aranceles Biografías Normas y Etiquetas Programa de Examen Vocabulario Artículos Publicaciones y Novedades Contactenos Registro de Visitantes



Ha pasado el tiempo y en este camino recorrido he tomado conciencia de distintas cosas que suponía que eran de mi propiedad, no lo eran tanto, es más, creo que es una variable común que mueve, si no a todos, muchos de los que por lo menos intentamos entrenar en el Aikido.

Pesaba que la idea de buscar "algo", (en búsqueda de "algo") como lo llame en mi primer escrito, eso que "no sabía" bien que representaba y que por lo menos ahora "no se" un poco menos, está presente en muchos practicantes, maestros, profesores, autores de libros, videos, artículos, comentarios verbales, vivencias.

 

Jugando un poco con las palabras podemos decir que de una u otra manera estamos queriendo encontrar nuestro camino para llegar a nuestro destino (felicidad, iluminación, tranquilidad, paz, Aiki, Ai, Ki, Dios, etc.) pero para llegar hay que encontrar, pero para encontrar hay que buscar. Iniciar una búsqueda, me parece que se podría decir con exactitud, una búsqueda personal de ese destino.

 

Vuelve a parecerme paradójico, contradictorio, este juego de palabras búsqueda-encuentro, buscar para encontrar, encontrar para buscar. Se que esto es un camino y en este juego toma forma y se potencia.

Repaso los escritos y frases de O'Sensei, de mi primer escrito y encuentro un círculo, una rueda que continuamente gira, avanza, en la que continuamente aprendemos.

Continuidad, palabra que se asocia a la práctica misma que nos permite unir, qué? nos preguntamos, cuerpo-mente-alma podríamos contestar.

 

No me atrevo a evaluar que tanto se traslada el aikido en mi vida o forma parte de ella, lo que si puedo decir es que está (mi vida) continuamente salpicada por este arte, digamos que no solo la mía sino que también la de mi familia.

 

Dentro de ese algo encontrado me di cuenta que sigo buscando-encontrando, descubriendo que en la derrota se halla la victoria, cuando se nubla la vista aparece la claridad. Por supuesto que todo esto sucede enfrentando nuestro peor enemigo, nosotros mismos.

Muchos disentirán con este tipo de pensamiento, buscando la técnica perfecta, la forma invencible, el golpe definitivo para enfrentar al enemigo externo pero les digo que mientras no sientan la derrota de su propio yo no podrán vencer al otro.

Ahora, he logrado todo esto?, por supuesto que no, pero tengo claro  en mi "búsqueda de algo" (en el o con el aikido) está el camino para lograr "ser siempre victorioso" (el aikido es siempre victorioso, decía O'Sensei)

Victoria? De qué? nos preguntarán. Bueno seguro que actualmente no nos referimos a guerras, duelos, peleas (callejeras se podrían presentar). Esa victoria representa en cada uno de nosotros algo distinto y personal. Representa lo que nos libera de lo que nos limita y apresa.

 

En esta segunda etapa se caracterizó por vaivenes que condicionaron mi práctica, el llegar a esta etapa se puede decir que fue por mi familia que siempre esta a mi lado apoyándome y alentándome en este camino del aikido.

 

Eduardo José Marturano

Noviembre 2006