En búsqueda de "Algo"

Escuela de Aikido Dojo Marcial El Aikido Algunos  Conceptos Fed. Aikikai Argentina Cartelera Horarios y Aranceles Biografías Normas y Etiquetas Programa de Examen Vocabulario Artículos Publicaciones y Novedades Contactenos Registro de Visitantes



En la búsqueda de "algo", que no sabía que, hace ocho años encontré el Aikido. En ese momento no sabía que era lo que me atraía de este ar­te. Pero sabía que era "algo" que necesitaba, algo más allá de golpes y proyecciones, algo que su práctica trascienda mas allá del Dojo, que forme parte de la vida diaria.

Encontré en el Aikido una búsqueda, aunque parezca contradictorio, que se prolonga en el tiempo, para el encuentro de nosotros mismos y la armonía con el Universo a través de la práctica.

En esa búsqueda encontré que, a pesar que la practica se realiza de a dos, solo hay un contrincante, uno mismo. Uno tiene que vencerse a si mismo para encontrar el Aikido. Eso es una de las cosas que más me impacto en la práctica de Aikido y eso no se puede explicar. No es fácil la tarea pero hay toda una vi­da por delante para lograrla.

Es esa búsqueda encontré como objetivo la unidad cuerpo-mente-alma como forma fundamental del Aikido. Una frase dicha por O-Sensei decía:

 

"Para descubrir la verdad y alcanzar este poder ultimo, es necesario emprender tres formas de entrenamiento simultaneas:

Debéis entrenar vuestra mente para estar en armonía con los movimientos del Universo.

Debéis entrenar el cuerpo para estar en armonía con movimientos del Universo.

Debéis en­trenar el Ki, la fuerza del alma que unifica cuerpo y mente, para estar en armonía con el Universo".

 

Creo que estas palabras resumen la búsqueda de ese "algo" que mencionaba anteriormente. La armonía con el Universo, que puede nombrarse de distintas maneras de acuerdo a nuestras costumbres y religión, es la búsqueda que encontré en la práctica diaria del Aikido.

En todo este tiempo he vivido muchas experiencias en la práctica de Aikido. Ahora me doy cuenta de los cambios que se han producido en mí dentro y fuera del Do­jo. Queda mucho camino por delante pero creo que estoy encaminado en el. Al principio fue difícil, pe­ro con la práctica continua concretaba logros importantes. Luego por problemas personales y de estudio no tuve la continuidad en la práctica y me di cuenta que la continuidad es parte funda­mental en la práctica. Aunque uno no olvida lo aprendido se nota la falta de continuidad.

Aikido ha transformado mi vida y la de mi familia en ese camino de armonía, creo estar en el camino correcto y espero poder seguir por el mis­mo camino que voy recorriendo junto a mis compañeros de práctica, amigos que han surgido a partir de ella, a profesores que se brindan en cada practica.

Explicar Aikido en pa­labras me resulta muy difícil, explicar las vivencias con el, también. Estas vivencias fueron muchas y provechosas y espero seguir viviéndolas en el futuro. Aikido me ha cambiado la vida y esto se lo debo agradecer a Sensei Kurata por la posibilidad de conocer el Aikido y mis profesores de practi­ca Jorge y Mónica que lo hicieron accesible a mi.

Eduardo José Marturano

Mayo 1999